domingo, 16 de octubre de 2011

QUEMANDO LAS NAVES EN TODOS LOS FRENTES.

Hoy pides una promesa a mi corazón inflamado,
ya caótico y volátil anhela levedad,
y me hablas de un deseo y yo no puedo darte plazo
ni decirte si cabrá de nuevo tiempo compartido.
Hoy vuelvo a describirte el veneno de mi sangre,
ya te lo avisé te digo, siempre aviso.
Y sufro por azotarte la piel al detonarme
Esta noche no puedo entregarte fe.
Hoy no quiero saber de compromiso
ni de guerra trivial entre dos cuerpos.
Y en silencio te llevo bajo soportales,
aislada del ruido
de sombras que no quiero definir
y recuerdo cuando siempre me quedaba
tu cama
para cobijarme. Por comprenderte.
Por ser tú quien me entendía.
No necesitaba entonces dejarme convencer.
Esta noche no te llamo para contarte
que te pienso.
Sólo camino deprisa.
Todo te lo di, la entrega más extrema,
y en mi huida todo me lo llevo conmigo.
Y esta vez es frío el viento,
que ya no hace remolinos en tu pelo.
Sólo te dejo vacío. Y yo misma quiero vaciarme.

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Esto ha surgido tras mezclar el sentir con la elocuencia:

"Vivimos en la sociedad de lo efímero y aparente, de atrapar hoy y ahora la oportunidad que se presenta para calmar pasiones y deseos, el disfrute del momento, una exaltación edulcorada, sin llegar al alma y sellar en ella una presencia única y relevante ya, sin fe y por miedo, sólo se tantea, sin haber en absoluto una entrega extrema, un desbordarte en el otro y sentirle desbordado a dentro. esa sensación es la plenitud que llena la vida de sentido, aunque sólo sea un momento, lo es completo. ya no quiero calmar angustias del corazón con placebo, un sustituto por ser lo asequible en cada circunstancia. recuerdo con lástima y, en cierto modo, repugnancia, la última vez que tuve un "cuerpo contra cuerpo" por la simpleza del sexo, de calmar una necesidad fisiológica nacida de una tenue atracción mental, quedando únicamente en mí una sensación de presión, no de libre "bailarnos", y de dos seres esquivos, sin poder comprender ahora por qué dejé que fuese, así un sinsentido. en su momento sólo pensé en un "a darlo todo, por esta noche", un error para esta poeta humilde que sencillamente quiere darlo todo y recibir la entrega más sincera. en mi generación el sexo va de boca en boca sin censura, es tiempo de inquisición para el amor. basta un sentimiento a flor de piel, que no penetra en las entrañas para deleitarse con la sinceridad e inmensidad. ambas dan razones a los jóvenes para temer, la desprotección y la traición, dos titanes tras los cuales se siente a salvo el individuo junto a otros, sufriendo para sí la soledad en compañía".

sábado, 17 de septiembre de 2011

Soñándome. Hace un minuto. 16 de Sep, a las 18:07

No me gusta transitar ausente
la ciudad que se me enfrenta.
Acaso perderme en alguna mirada
de un segundo y no más,
el único instante que no cuestiono
si galopo mi presente
sobre ola de recuerdos
con alegría por viento de levante
que no habrá nacido
hombre que pueda arrebaterme.

Que las puertas cerradas me invitan
a golpe de patadas,
que nada espero tras cruzarlas,
que solo necesito inpiración,un beso,
un quedarme, un huir con la sonrisa
de una duda no encarada.

Y dejo de mantener el equilibrio
a un paso de distancia.

domingo, 28 de agosto de 2011

Ser el cisne negro...

detonado el control, presa de la furia, con frío, amenazando al calor, poseyendo, déjandome poseer, tuya, pero por ser mía, y en el cuarto movimiento arrojarme para en el quinto resurgir del mismo lago, tan amargo y dulce, tan real, aquel que me vio nacer y morir.

Resumiéndonos, a 26 de agosto de 2011

Yo ya sólo me enamoro y sin maquillaje lloro, que sabes que por fiel no debes dudar, ni mala ni buena, curtida por la vida, orgullosa y con coraje y para mí misma leal, que no me comprometo más allá de la entrega radical y a tu cambio me adapto tan rápido como quise arriesgar (contigo).
Te quiero adentro y tu me quieres y a ambos adentro nos duele, pedazos compartidos de desilusión y aun así con fe seguimos ardiendo en la cama y a los ojos nos amamos en reposo y guerra abierta de navajas, a bocados y arañazos y viceversa. Somos la dualidad de los extremos, que se tocan y se atrapan y en opuesto se revientan.

martes, 9 de agosto de 2011

Desnudándome.

No me hables de eternidad,
si cada promesa es palabra de un momento.
Sólo abrázame si vuelvo
este cuerpo que es tu sueño
y exhibo el cerrojo del infierno,
la dualidad de los extremos,
abierto con puñal.
Tal vez te ofrezca un beso sin partir,
por un muerdo. Una sonrisa dedicada.
Y con mis labios en tu espalda, un "por ti",
si te rindes tú primero,
si tampoco me exiges al amanecer.
Pero has de saber:
"enamorarse conmigo requiere una apuesta constante.
Y por esta noche quiero darte lo mejor de mí,
si me dices: no voy a soltarte".
A la mañana decidiré si sigo aquí
para despertarte. O si me voy,
dejándote tan sólo despojos amantes
de lo que fui,
entre sábanas sobrantes en la guerra,
pesados para huir,
si detono por volátil.
Princesa de sangre fría,
por el sur tentada,
por el riesgo
y por su inercia.
Un aviso en exclusiva:
"no quiero que me quieras en ausente".
No me pidas: "cásate conmigo".
Agárrame la mano y te bailaré.
Por hoy, me basta,
entrelazarnos,
si tú y yo somos sinceros,
de mirada fija.
Sólo un ruego: "no me sueltes,
y rétame"
La única promesa que te exijo
cada día.
Para, sin duda que me empuje (a correr),
querer quedarme contigo.

PD: sabes que soy exigente. Siempre aviso.

sábado, 6 de agosto de 2011

Por quererte y sangrarme

Derrotada por el frío
que por la pena se me agarra. Dudo.
y por dudar áspera es la piel.
Que buscas y acaricias.
Y esta boca. Tienes sed.
De mis labios cortados.
Y te condeno,
con la fidelidad que me guardo,
a no rehuir tus besos.
Tampoco a devolvértelos.
A esta dualidad.
Y me dices lo que duele
la entrega no correspondida.
Y aun así por quererme,
persistes. Quieres evitar mi huida.
Pero no cedo.Y te quiero.
Y por quererte hoy sólo puedo
perder un autobús
por quedarme junto a ti que me lo pides,
al extremo de la cama.
Y por un momento,
ser viento que haga
remolinos en tu pelo.

Recuerdo del 26/07/10

jueves, 28 de julio de 2011

Sobre crisantemos, atreviéndome a soñar en el trabajo.

Arriesguemos por cualquier carretera secundaria. ¡Llévame a ver el mar! Aparca en el desvío de la cala. Paseemos por la orilla. Quiero para nosotros el atardecer, el rayo verde, si la suerte nos escoge con el vaivén de las olas en los pies. Y la caricia de la espuma. Acurrucada en tu pecho. Nuestras manos se entrelazan sentados al alcance de la mar, donde muere el oleaje. Sólo un beso en el ocaso. Y de regreso al coche, hace frío. Me dices que quieres dormir. Tú descansa una horas amor mío, que yo guardo el paraíso más sencillo por los dos. Por siempre. Más allá del recuerdo. Donde no tienta la nostalgia. Puesto que te tengo. Ya de vuelta a la ciudad acaricias mi pelo sin tintar, respetas mi cansancio en este viaje de regreso.

sábado, 23 de julio de 2011

Pero también cautiva.

Si se tratase de refundir la fe
diría que la fragua no cerró anoche.
Con acero de navaja deformado
sobrevino un abrazo.
Y grabado "por quererte" en la piel
a un palmo de mí, sobre tinta corrida,
quise derrotarme en tu pecho
y regalarte una sonrisa.
Adelantarme a las amarras del sueño
en este silencio repleto
de recuerdos, de esperanza
y compartido. De perdón.
En la madrugada no quise ya tejerme
a una lámpara de aceite.
Del frío cobijada en tu olor.
Jugando ambos con el fuego
en el que aun ardemos
sin quemarnos.

viernes, 22 de julio de 2011

Liberada.

Duele amar(te)
si traicionas la lealtad
de esta entrega tatuada.
Y a derrotarte de madrugada
se obliga la inocencia,
ácida,
con la risa
de quien sonríe al riesgo
implícito en la iniciativa
del querer
y exige una prima.
Ahora, desvelado el sueño
y a solas,
el precio a pagar es elevado.
Desgarrar un sentimiento en exclusiva
y seguir dudando del regreso,
si tú voceas otro andar,
en un descuido de mi presencia,
en un olvido de mi promesa.

pd: te quiero pero después de escribir ya el recuerdo no oprime el pecho.
pd2: esta mañana estabas muy guapo con la ropa del curro.

domingo, 12 de junio de 2011

Llegada a este punto, pienso que hay dudas que sonríen y otras que se encaran,,,

respecto a las primeras el corazón tiembla emocionado, y tiende a la huída. Las segundas intentan achantar sus elecciones y dan lugar al enfrentamiento.

viernes, 10 de junio de 2011

Si ves que cierro los ojos y quedo quieta, no me des tu preocupación ni me arranques la sábana, que siempre los abro dos minutos antes,

sabiendo que cuando apoye los pies en el suelo para incorporarme seré algo menos yo misma y un poco más quien debo ser. La mente fría se impone a la calidez de la locura de quien lleva la pasión al límite.

domingo, 5 de junio de 2011

"Invicta"

Un beso a cada promesa de amor,
inocencia de juventud,

delirio de niñez,

de quien no madura porque duele
en la consciencia.

Demasiado pesado el recuerdo
cuando ya no sufre la piel.
A zarpazos con la ira
que seduce tras tres tragos.
Cara cara contra el miedo
por no haber querido perder.

Y al diablo ha mirado a los ojos
invicta le sonríe.

Ha muerto
la sombra suya
que fustiga,
frente a su propio reflejo,
los ojos de ella,
hija del demonio,
la mirada
que no perdona,
la sangre que corre
por sus venas.

Pero quedará en su memoria
la historia que no deberá
contarse.

Sus hijos no sabrán
de las traiciones
de la propia sangre.
Ellos sólo serán
niños, nada más.
Y ella, invicta
frente a su pasado
habrá vencido
su dolor, sus temores,
a los demonios
por ellos alimentados.

Reventada,
pero habrá vencido
su vida,
y suya será
la vida
que florezca
cuando no se espere
que nada más crezca
sobre tierra maltrecha
Vida suya, invicta,
según sus reglas
sus vicios mundanos.

lunes, 30 de mayo de 2011

"Quizás cuando seamos menos quienes aun somos"

Porque tú sabes por qué me fui y yo se que aun existen esas causas.

miércoles, 18 de mayo de 2011

"Palabras a fuego lento con tinta del corazón, de ayer y hoy"

“Y tejerme la piel a una lámpara de aceite”.
La única forma de iniciar este verso roto
de antemano,
en noche sin luna llena,
en cuarto menguante el palpitar.
No hemos sabido querernos
esta vez tampoco.
Sí a sorbos envenenar
de nuevo.

Tortura por quererte
y no querer amarte más,
creo,
en el saber probable
del volver a errar.

Incompatibles pero insaciables,
poema marchito de anteayer
donde puñales en mano
tanteamos del otro el reaccionar
en el encaro del querer.
No tan incompatibles al fin y al cabo.

Y algo más cerca
ya ardemos sin quemarnos.

Dulce tortura, en la espera
no finita
a la orilla de tu regazo,
donde levanto una verja
sin candado
frente a tu mirada fija.
Por donde se me cuela un escalofrío
en la calma de tu cuerpo,
en el silencio de dos manos
que se cobijan.

Y a mordiscos con las sogas
estos corazones se revelan.
Dicen que quieren salir huyendo
por el hueco de la escalera
Hasta el séptimo cielo
por caminos de piedras.
Y perder los zapatos
en el río de los sueños
por donde cruzar solo se puede
descalzo,
si no, demasiado peso.

Pero tú y yo en el sabernos
ahogados
sólo de pensarlo
les hacemos un doble lazo.
Y nos quedamos cómplices
quietos y mirándonos.

Ahora aquí sí
hemos hallado el equilibrio
entre tu carácter y mi exigencia.
En un deseo estático
de amor puro
sin poder dañarnos,
clandestino y voceado
de mis labios a los tuyos
y viceversa.

Ya una verdad hemos hecho nuestra
en tiempos de paz y guerra,
“Dolor y vida en el frente
o arribados a la chimenea
por querer
y no querer tenerte”.

A "el que más amor (me) dio, también el que más fatiguita y palabras malditas…” (verso de Marea adaptado).

viernes, 13 de mayo de 2011

"...Quedo expectante y siempre dispuesta a dejarme sorprender".

"Sin nada que perder, hasta encontrarte"

Sucede que a veces aprietan las paredes
de lo conocido,
donde pesa demasiado un fracaso,
acaso la traición.

Y desbrozando una duda,
estertor de razón,
quedan abandonadas las pisadas
al sentimiento.

Lejos,
por no conservarse nada,
nada pesa ya
y el esfuerzo es desterrado
en callejuelas,
que vuelven la libertad
esperanza .

No queda desazón
por decisión. 

Ya no duelen por volar
las alas,
que se rompen en el tiempo
que la vida no puede desbordar.

Bailémonos el agua hoy,
pájaros de Portugal,
desterrando el sueño comedido.

Ya volverá
y a su regreso
seremos menos nosotros mismos
y más quienes debemos ser,
arrastrados por yugos cotidianos
expidiendo pagarés.

Y follaremos donde mueren
los abrazos,
a navaja
con los besos.

Y sabremos desdichados
el precio a pagar
para revivir en nuestros brazos,
acomodados a pensión,
si reciben deslealtad.

Dejándose para picos
el sueño
cuando pesa la flaqueza
por el miedo
a despertar
con una mirada, fija,
compañera en soledad,
ahora
suspensiva de la música.

Ya fueran soporte de gravedad
en el preludio
miradas correspondidas,
cuando aún la vía fácil
era tan sólo viaje 
a la deriva,
acaso un poema incompleto
escrito con tinta invicta,
sin vergüenza del amor.

Pero perdimos por querer
sólo una maleta
a cuestas
con equipaje de los dos.

Carta en homenaje a los jóvenes estudiantes argentinos torturados y asesinados por la dictadura militar.


No es mío el miedo al vacío ni el abandono del cuerpo cuando la mente está demasiado desgastada por la tortura, sí lo es la ira, pero los siento como propios cuando les recuerdo. Secuestrados por la dictadura junto con su logro de la libertad, junto con su juventud. Viva cuando tan sólo tenían pesadillas con la posibilidad del sufrimiento por la represión, condena por realizar lo indebido, lo contrario a lo impuesto. Marchita cuando los débiles dedos empuñan barrotes, con mil años de vejez, con una eternidad adentrada en sus uñas, que desgarran la historia y mi presente porque duelen.

No diré prisión, ni zulo, ni tan siquiera infierno, diré cloaca de la dignidad humana, menos aún, aliento de putrefacción del alma, de la pérdida del último ápice de aprecio por quien delante de su pica, indefenso, moribundo, le mira. Quien invicto no confesó lo hecho ni lo que no fue propio. Lágrimas por la libertad presa. Qué escapará al alba, abandonando a aquel que la alzó.

Estoy prácticamente segura que fueron pocos los que acusaron. No dividieron, no vencieron. A pesar de que puede suceder que el rebelde, tan valiente como mortal, torne su llanto en desesperación con la rendición del sueño, que se subyuga al delirio, cuando la esperanza es acribillada en cada nuevo fusilamiento al amanecer. Habrá lamentos silenciosos a la noche, individuales, para con uno mismo, pero unidos en secreto con la fuerza de la resistencia, cuando el abismo se la encare. Uno más anónimo, una más llorando en la distancia, dónde las lágrimas de una madre son desconsuelo perpetuo, que ha de dar por muerto a su hijo desaparecido.

Y el guardián-torturador sólo sabe contemplar sin identificarse con los actos de su mano ni la hiel de sus palabras, más perro que hombre, casi muerto, espectro, que no conoce el vigor ni se arma de valor para asumir el peso de sus decisiones, obedientes, condenatorias. Jamás aceptará su responsabilidad, hay decisiones que no pueden albergar alternativa posterior, entre ellas las que sentencian vidas y destinos. Llegará un día en que sólo le preocupe la amnistía para poder empezar de cero, y pensará que es así como tiene que ser, que él no es más que una víctima de las circunstancias. Como si la absolución le perteneciera de antemano por ser peón, por acatar, como cualquiera hubiera hecho presa del pánico. Pero este desdichado lo que no puede soportar es acabar su vida acusándose desde éste momento, desde el instante en que aceptó someterse. Desde el primer puñetazo, la primera patada, la violación inicial, la amputación de miembros, los interrogatorios inhumanos, más bien, porque humanos son, que se hayan en esa parte de la humanidad que se tacha de inmoral, más aun, de bárbara, de asesina del hermano, por sospechas infundadas y las que son ciertas, pero ante todo, son peligrosas por reafirmar la libertad mediante la defensa de ideales enfrentados a un régimen opresor, a la dictadura de Videla. El dictador teme a la pluma y a la unidad del pueblo, a unos menores de edad, a las manifestaciones de su fuerza como individuos concienciados que enfrentan lo impuesto y la injusticia en unidad, que no se dejan dominar.

Eran peligrosos, y más aún, eran prescindibles, en un sistema en que hay que amordazar las ideas y el sentimiento. Y es que ellos demostraron tener más poder que los antidisturbios a caballo, que las armas de fuego. Incombustibles, pero no solos, sino con el resto del estudiantado, que consiguieron movilizar para la victoria. Y fue suya.

Sin embargo es innegable que ellos fueron “líderes” de sí mismos y que pudieron levantar a la juventud. Tuvieron las ideas y animaron a otros a que aportasen las suyas y se reunieron, organizaron, difundieron, convocaron y no se rindieron y consiguieron el apoyo de sus compañeros. Por todo ello fueron castigados, por llevar a cabo las expresiones más puras de la autodeterminación.

Expuestos los hechos, queda pendiente la reflexión particular de cada cual. Pero es una aberración que en el ámbito de la enseñanza y el aprendizaje y en el de los movimientos sociales activos dentro de éste no se conozca “la noche de los lápices” ni a los estudiantes que fueron sus víctimas, por ser sólo jóvenes que querían expresarse y dedicarse a la lucha pacífica para reivindicar todo aquello que estaban convencidos que les pertenecía y que no podían arrebatarles. Este artículo es en su memoria y para todo aquel que se mueve para contribuir con su dedicación a un logro mayor, que entrega, altruista, a la humanidad. Porque juntos vencemos, porque juntos somos temidos por contener la verdad y la fuerza para difundirla y conquistarla.

Pero ante todo, las decisiones que cada uno toma durante su vida le conducen al destino que él elige. Más aún son decisivas y asientan huella más allá de lo que uno cree, porque no sólo nos influyen a nosotros mismos, sino que quedan para todos, para la que podemos llamar “sociedad” a través de un “qué hacer general” realizado por cada individuo pero ligado siempre al del resto del grupo con el que convive. Por eso, una vez tomadas las decisiones, es necesario comprometerse con ellas, es necesario conocer las consecuencias y saberse firme ante la responsabilidad. Por que quien emprende y abandona volverá a la esclavitud, al conformismo, a ser sometido y a dejarse conducir, como quien nunca emprendió. Con su exilio aumentará el rebaño de los durmientes, de los casi muertos en vida. Es dura la lucha porque conlleva frustración y dolor. Por eso es más cómodo sólo estudiar, sólo trabajar, sin preocupación mayor que la propia existencia, y ponerse la venda para no tener causa para la desazón ante lo que uno puede hacer y no hace, individual y colectivamente, por poco que sea, a pesar de que siempre pueda hacerse más.

Pero a pesar de la derrota nunca llega el fracaso, si no decae el ánimo, a pesar de la turbación, y con mayor ahínco se sigue, renovando la ilusión y el ansia de victoria, posible. Y pertenecerá siempre a aquellos jóvenes argentinos que no se rindieron. El fracaso, en cambio, acompaña tanto al exiliado que acepta, rechazando la alternativa que emprendió por costosa, como al pasivo que nunca se interesó.

Estas líneas las escribo no como elegía a aquellos que perdimos, asesinados, luchadores que no bajaron la mirada, sino como canto a su libertad. Su historia es nuestra historia. Y su legado un tesoro.

Ellos fueron: María Clara Ciocchini, María Claudia Falcone, Claudio de Acha, Daniel Racero, Horacio Húngaro, y Francisco López, entre otros.

Hasta siempre,
una admiradora que os llora.

miércoles, 11 de mayo de 2011

En época de silencios,acortemos la distancia de tu mano a la mía y sepamos que podemos,,,un momento para el cambio y éste es el nuestro,,,el futuro es un reto para la libertad.

lunes, 9 de mayo de 2011

"No salgo a buscarte... porque se que corro el riesgo de encontrarte" (Interpretación"Todavía una canción de amor" letra de Sabina para José Calamaro)

Repito la huida en primavera
reincidente de la fidelidad que me guardo,
por tus labios conocida, sin aguardar espera,
menos luto.
Cuando a pocos minutos de las vías
me sorprendo celosa de festivales de verano,
y me muerdo la boca para no sangrar cenizas
que pueden incendiarse, por lo que me fui
tan sin aviso, impredecible para mí misma.

Donde el olvido no apacigua la memoria,
sísmica, no árida tras lunas cercenadas,
por eso me fui a la mañana
y no esperar esta vez tu tardanza,
privatizando una calada a un error de distancia
e inflamando el ron con mis heridas
para así escudar mis pupilas de tu mirada.

Hoy tus lágrimas maldicen un presagio
mientras yo me atuendo con tu daño
escociendo con ortigas gravados de promesas
y me llegan tus pisadas doloridas,
que quieren arribarse a este colchón testigo
y expropiarme la partida.

Y entonces extrañaste fumar de tus labios a los míos
y besos tanteados
cuando ya no compartías el verde de tus dichas.

Y aun dolida y aun abstracta, zarpo
ahora de esta duda celosa,
que contengo,
y presionas sin saberlo, donde nadie alcanza,
duda por sueño saturado de morfina
y enérgica conjunción.

Pero he de apartar mis ojos de los tuyos
y la precipito en este silencio de dos,
cálido y agresivo,
con un "lo se" seguro
aceptando la atracción.

sábado, 23 de abril de 2011

Devoramos Madrid entre house y la incertidumbre. Busco tu mano y coges la mía, llevándola en el cambio de marchas. Te agarro ¡no me sueltes!, no quiero escapar de este momento, del futuro que me permito soñar, callada, a través de la ventanilla, más allá de la velocidad, sólo tuyo y mío. Más allá del miedo y las heridas.

viernes, 8 de abril de 2011

"Sentí que quedó, y me fue arrebatada, parte de mi alma en nuestro último beso, apasionado, desgarrador,,, y finito".
"Duele irme, sabiendo que cuando llegué te lo di todo, entregándome hasta el extremo, y ahora que me voy, todo me lo llevo conmigo, duele, imaginarme tu cuerpo desnudo en carne viva.
Esta es la primera vez que me marcho doliéndome la partida, llorándonos porque aun te quiero.Y siendo egoísta por mí, para ponerme a salvo cuando me hallo estancada, inmóvil,,, y no avanzo. Para encontrarme, teniendo para ello que perderme tal y como soy ahora."

miércoles, 30 de marzo de 2011

Estuvimos compenetrados al amanecer, y mientras agasajábamos nuestros sueños, ahora reprimimos los estertores de muerte en la fe que nos guardamos, aferrándonos al amor. E intentas mantenerme a tu lado, demostrándome que puedes hacer posible el cambio. Porque aun no hemos quebrantado el porvenir que nos prometimos haciendo el presente de los dos, por el que transitamos a centímetros del devenir.

Dejo señales,

aguardando que puedas interpretarlas en su sencillez, como el agradecimiento correlativo a un obsequio, corresponder mis caricias con las tuyas, mi entrega con tus besos o , incluso, uno solo apasionado, antes de dormir, antes de esperar más de mí. Pero sólo me susurras quejas cuando no te complazco, aunque sabes de mi sueño o de mi dolor, que antes preferiría acomodarme en tu pecho y descansar entrelazando nuestras manos. Pero me exiges, y quiero que te guste, pero tu hastío por no cumplir esta noche tus expectativas me hastía y ya no me importa tu placer.
Y una parte de mí, te lo grité en silencio aquel viernes de fractura, aun quiere seguir huyendo, porque sabe que jamás podrá salvarme ningún hombre de mí misma.

sábado, 26 de marzo de 2011

Anoche dudó durante 6 segundos. Al amanecer volvió a hallarse en la certidumbre tras 3 latidos divagando entre recuerdos. Porque a pesar de pedir que la ate a su cama,jamás permitirá ser estrangulada por su hombre, por ningún otro. Porque ella,dando un trago a la litrona, sentada contra la pared y mirándole, se reconoce en voz alta que aun cuando todo se desvanezca y quienes la rodean se consuman en su flaqueza, ella seguirá incandescente, invicta, antorcha en mano iluminando su camino. Hoy se dice que se quiere. Ella no teme, porque no otorga el poder de ser poseída, sólo juega, porque no dejará de ser fiel a sí misma aunque se entregue hasta el extremo. Hoy todo ello lo recuerda. Y sonríe, llama viva.