domingo, 28 de agosto de 2011

Ser el cisne negro...

detonado el control, presa de la furia, con frío, amenazando al calor, poseyendo, déjandome poseer, tuya, pero por ser mía, y en el cuarto movimiento arrojarme para en el quinto resurgir del mismo lago, tan amargo y dulce, tan real, aquel que me vio nacer y morir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario