domingo, 16 de octubre de 2011

QUEMANDO LAS NAVES EN TODOS LOS FRENTES.

Hoy pides una promesa a mi corazón inflamado,
ya caótico y volátil anhela levedad,
y me hablas de un deseo y yo no puedo darte plazo
ni decirte si cabrá de nuevo tiempo compartido.
Hoy vuelvo a describirte el veneno de mi sangre,
ya te lo avisé te digo, siempre aviso.
Y sufro por azotarte la piel al detonarme
Esta noche no puedo entregarte fe.
Hoy no quiero saber de compromiso
ni de guerra trivial entre dos cuerpos.
Y en silencio te llevo bajo soportales,
aislada del ruido
de sombras que no quiero definir
y recuerdo cuando siempre me quedaba
tu cama
para cobijarme. Por comprenderte.
Por ser tú quien me entendía.
No necesitaba entonces dejarme convencer.
Esta noche no te llamo para contarte
que te pienso.
Sólo camino deprisa.
Todo te lo di, la entrega más extrema,
y en mi huida todo me lo llevo conmigo.
Y esta vez es frío el viento,
que ya no hace remolinos en tu pelo.
Sólo te dejo vacío. Y yo misma quiero vaciarme.

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Esto ha surgido tras mezclar el sentir con la elocuencia:

"Vivimos en la sociedad de lo efímero y aparente, de atrapar hoy y ahora la oportunidad que se presenta para calmar pasiones y deseos, el disfrute del momento, una exaltación edulcorada, sin llegar al alma y sellar en ella una presencia única y relevante ya, sin fe y por miedo, sólo se tantea, sin haber en absoluto una entrega extrema, un desbordarte en el otro y sentirle desbordado a dentro. esa sensación es la plenitud que llena la vida de sentido, aunque sólo sea un momento, lo es completo. ya no quiero calmar angustias del corazón con placebo, un sustituto por ser lo asequible en cada circunstancia. recuerdo con lástima y, en cierto modo, repugnancia, la última vez que tuve un "cuerpo contra cuerpo" por la simpleza del sexo, de calmar una necesidad fisiológica nacida de una tenue atracción mental, quedando únicamente en mí una sensación de presión, no de libre "bailarnos", y de dos seres esquivos, sin poder comprender ahora por qué dejé que fuese, así un sinsentido. en su momento sólo pensé en un "a darlo todo, por esta noche", un error para esta poeta humilde que sencillamente quiere darlo todo y recibir la entrega más sincera. en mi generación el sexo va de boca en boca sin censura, es tiempo de inquisición para el amor. basta un sentimiento a flor de piel, que no penetra en las entrañas para deleitarse con la sinceridad e inmensidad. ambas dan razones a los jóvenes para temer, la desprotección y la traición, dos titanes tras los cuales se siente a salvo el individuo junto a otros, sufriendo para sí la soledad en compañía".

sábado, 17 de septiembre de 2011

Soñándome. Hace un minuto. 16 de Sep, a las 18:07

No me gusta transitar ausente
la ciudad que se me enfrenta.
Acaso perderme en alguna mirada
de un segundo y no más,
el único instante que no cuestiono
si galopo mi presente
sobre ola de recuerdos
con alegría por viento de levante
que no habrá nacido
hombre que pueda arrebaterme.

Que las puertas cerradas me invitan
a golpe de patadas,
que nada espero tras cruzarlas,
que solo necesito inpiración,un beso,
un quedarme, un huir con la sonrisa
de una duda no encarada.

Y dejo de mantener el equilibrio
a un paso de distancia.

domingo, 28 de agosto de 2011

Ser el cisne negro...

detonado el control, presa de la furia, con frío, amenazando al calor, poseyendo, déjandome poseer, tuya, pero por ser mía, y en el cuarto movimiento arrojarme para en el quinto resurgir del mismo lago, tan amargo y dulce, tan real, aquel que me vio nacer y morir.

Resumiéndonos, a 26 de agosto de 2011

Yo ya sólo me enamoro y sin maquillaje lloro, que sabes que por fiel no debes dudar, ni mala ni buena, curtida por la vida, orgullosa y con coraje y para mí misma leal, que no me comprometo más allá de la entrega radical y a tu cambio me adapto tan rápido como quise arriesgar (contigo).
Te quiero adentro y tu me quieres y a ambos adentro nos duele, pedazos compartidos de desilusión y aun así con fe seguimos ardiendo en la cama y a los ojos nos amamos en reposo y guerra abierta de navajas, a bocados y arañazos y viceversa. Somos la dualidad de los extremos, que se tocan y se atrapan y en opuesto se revientan.

martes, 9 de agosto de 2011

Desnudándome.

No me hables de eternidad,
si cada promesa es palabra de un momento.
Sólo abrázame si vuelvo
este cuerpo que es tu sueño
y exhibo el cerrojo del infierno,
la dualidad de los extremos,
abierto con puñal.
Tal vez te ofrezca un beso sin partir,
por un muerdo. Una sonrisa dedicada.
Y con mis labios en tu espalda, un "por ti",
si te rindes tú primero,
si tampoco me exiges al amanecer.
Pero has de saber:
"enamorarse conmigo requiere una apuesta constante.
Y por esta noche quiero darte lo mejor de mí,
si me dices: no voy a soltarte".
A la mañana decidiré si sigo aquí
para despertarte. O si me voy,
dejándote tan sólo despojos amantes
de lo que fui,
entre sábanas sobrantes en la guerra,
pesados para huir,
si detono por volátil.
Princesa de sangre fría,
por el sur tentada,
por el riesgo
y por su inercia.
Un aviso en exclusiva:
"no quiero que me quieras en ausente".
No me pidas: "cásate conmigo".
Agárrame la mano y te bailaré.
Por hoy, me basta,
entrelazarnos,
si tú y yo somos sinceros,
de mirada fija.
Sólo un ruego: "no me sueltes,
y rétame"
La única promesa que te exijo
cada día.
Para, sin duda que me empuje (a correr),
querer quedarme contigo.

PD: sabes que soy exigente. Siempre aviso.